Te gusta bajo el efecto de la ignorancia

Si se trata de temas sobre saber o no saber mi tendencia es aferrarme al método socrático, mismo que promueve el no creer saber lo que realmente no se sabe, no dar ningún conocimiento por sentado, y de ese modo permitir que este jamás se detenga.

Al considerar que ya un tema es de nuestro total conocimiento, tendemos a descartar todo lo demás sobre el mismo, el resto de información que pudiese llegar, y todo lo que siquiera imaginamos, y entonces no solamente se es ignorante, sino que se valida la ignorancia cual si fuese una cualidad. 

Francis Bacon dijo que el conocimiento es poder, y en efecto lo es. Por el contrario, la ignorancia puede ubicarnos en un sitio distinto al que pretendemos. Permitirse afirmaciones sin un verdadero conocimiento de causa, de fondo, de contexto, y en general sin un intento de poseer la verdad, puede ser peligroso.

Voy a plantear un ejemplo que me encanta, y es que son millones de personas en el mundo quienes comparten imágenes del «pacifista» Mahatma Gandhi, admiran sus frases y les resulta un ser espiritual y ejemplar, aun cuando se considera que, si hubiese cometido los mismos actos a menores de edad no en India sino en Estados Unidos, hubiese ido a la cárcel por abuso.

Al afirmar que algo es de nuestro agrado, que nos sumamos, que aprobamos, tomamos responsabilidad, y es por este motivo que solamente se debería promover algo desde el conocimiento, o una búsqueda verdadera de este. Muchos saben lo que vos no sabés, y conocerlo debería ser aquel factor que divide el que tenga tu validación o no.

Otro ejemplo oportuno son las relaciones interpersonales. Si mucho de lo que te gusta, te gusta solamente porque no lo conocés, imaginá a aquella persona que ha despertado poderosamente tu atención por su sonrisa, sus piernas, o su cara guapa, sin importar que es alguien de quien no sabés nada en absoluto. Esta persona no debería gustarte solo por ser ella, y de esta misma manera, debería dejar de resultar tan interesante para vos en el momento que le conocés y resulta no ser realmente transparente con lo que proyecta y su realidad; todo podría no ser lo que parece, y esto incluye siempre a las otras personas. 

El apego emocional puede incitar a aceptar algo que aún no ha pasado los filtros que debería para ser merecido. Si por ejemplo vos sos una persona que no aprueba la pedofilia, Gandhi entonces no resultaría merecedor de que compartás aquella imagen con su frase fuera de contexto, o de que hagás buena publicidad aún hoy a su nombre y memoria.

Cada persona es diferente, y muchas veces el no controlar las emociones impide tomar las decisiones más inteligentes; nadie debería gustarte solo por ser, sino por lo bueno que causa y hace en y por vos. Una persona puede ser muy buena con otros y no serlo con vos, y entonces ya no debería tener tu atención, y ese esfuerzo tuyo podría ser colocado en otro lado.  

La meta al conocer algo nuevo no debería ser estrictamente amarlo y que satisfaga tus aspiraciones al gustarte tanto como pensabas, sino lograr profundizar y llegar a su verdad. 

No debés creer todo lo que te digan, no todo lo que superficialmente llame tu atención será conveniente. Es posible que al ponerte a pensar te encontrés con que muchas de las atribuciones simplemente se las inventaste vos, en un intento por encajar, por no llevar la contraria, o por muchos otros motivos, cada uno peor que el otro. 

Tener cuidado sobre lo que permitís que toque tu corazón, darle la oportunidad solamente a aquello que te hace bien, y ser una persona selectiva, podría evitar que siempre estés perdiendo tu tiempo, así como decepciones y disgustos, cuando menos. 

Investigar, dudar y desconfiar son fieles amigos del conocimiento. Cuestionarte todo lo que podás te dará ventajas, así como un cambio de opinión y aceptar que se estaba en un error siempre serán mejor opción. 

3 opiniones en “Te gusta bajo el efecto de la ignorancia”

  1. Tiempo es lo que nos absorve y absorbemos.

    Y con ello descubrimos que nos apasiona y nos enamora, mi primer amor son las artes tomándola como una relación personal es la que nunca perderé y la queda movimiento a mi mundo, no digo que va ser la única solo digo que es lo que llena mis espacios no necesito pensar para crear derrepente solo nace y eso me lo dio el tiempo mis errores son muchos de los que más me enamorado y los de los que e aprendido

    Y como una relación e aprendido que siempre abran errores pero esos errores significan aprendizaje
    Y sentimiento, no cumpliremos tal vez nuestras metas cómo planeamos pero no es nesesario llega en realidad no es una meta lo que necesitamos si no un camino.

Responder a zaira herz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *