¿Y vos…sos celosa?

Ayer en una cena me preguntaron, ¿Sos celosa?, pensarás que dije algo con lo que pudo parecer, pero realmente la pregunta surgió porque sorprende un poco que alguien no lo sea. Luego de estar unos segundos pensando la manera ideal de responder, decidí nada más decir la verdad, que en efecto no, no lo soy.

Hay mejores maneras de demostrar molestia o incomodidad que las escenas de celos, y es por ese motivo que aconsejo dejarlos de lado y actuar de una manera más inteligente y con pleno uso de facultades humanas como la razón.

Desde que me considero una mujer segura y me gusta mi vida en todos los sentidos, entonces dejé de ser celosa y sentimental, y gracias a esto he logrado evitar momentos de angustia causados por celos, y también aconsejar a mis amigas para no pelear y mejor manejar ciertas emociones a su favor y beneficio. Eso quiero hacer al publicar esto, como si fueses cercana a mí también.

Posiblemente toda mujer que gusta de alguien, que ha tenido una relación amorosa, o al menos intenciones románticas, habrá sentido celos. Esencialmente la razón es el miedo, y ese miedo surge de la inseguridad, de una autoestima baja, del temor a no ser respetadas, o bien, perderle (como si fuese alguien algo que tenemos). Todas sentimos celos por distintos motivos, y por supuesto algunas mujeres serán más celosas que otras, pero voy a referirme a situaciones bastante comunes.

Vamos primero a hablar de confianza, ¿Te ha dado razones para no confiar?, ¿Faltó a la lealtad o la fidelidad? Si la respuesta es sí, y honestamente no sentís que podrás perdonarlo pronto, entonces lo dejás y seguís adelante sin él, que además no es indispensable, menos si actuó de manera cruel o hiriente sin importarle tus sentimientos. No vale la pena continuar enojada, serás miserable en una relación que no te brinda paz. Por otro lado, si en su defecto considerás que no es importante lo ocurrido en comparación con sus virtudes, su trato hacia vos y su compañía, entonces deberías perdonar y dejar lo que pasó atrás. Creer honestamente que fue un error, que no lo hará de nuevo, y no volver a hablar de ello.

Ahora bien, para la mayoría de nosotras, que no hemos aún experimentado una de estas situaciones de irrespeto explícito de su parte, engaños, o motivos para desconfiar, y todavía sentimos celos, celos de sus amigas, de la atención que recibe de otras mujeres, de verle consumido en el celular o las veces que da “me gusta” a otras por redes sociales, todo tiene una explicación, está bien, no estás loca, y no debés aceptar nada que no te satisfaga. Dejá, que yo te explico.  

Sentimos celos cuando pensamos que nos falta algo, y entonces al ver que otras tienen lo que «nos falta» (no nos falta nada, apenas es nuestra percepción), nuestro ego sufre, se rompe, se quiebra. Compararte es un gran error, tendemos a comparar lo mejor de alguien con lo peor de nosotras.

En ese momento te invito a recordar que nadie es perfecto, y a pensar en tus cualidades. No existe quien tenga todas tus virtudes. Quizás la chica que te da celos es más atractiva físicamente, pero ¿Es paciente como vos?, ¿Es inteligente como vos?, ¿Tiene el corazón grande igual que el tuyo?, ¿Cocina como vos?, ¿La respetan tanto como se te respeta a vos?

El conocimiento es poder siempre, y quizás dejar de estar solo saboteándote te permitiría ver que muchas mujeres atractivas tienen aún novios que les son infieles, jefes que les tocan la pierna (y eso no les molesta, lo creen normal), o quizás hogares que se caen a pedazos, no son inteligentes ni podrían dar una conferencia sobre el medio ambiente o los derechos humanos. Quizás también la mujer que te da celos parece ser demasiado inteligente pero no tiene tu simpatía y tu naturalidad, quizás es un cerebro, pero no tiene tu luz.

Muchas mujeres que te dan celos, no te causarían nada si las conocieras.

De cualquier manera, la solución está en vos. Mejorá en todo sentido que querás o podás, en toda área de tu vida. Aumentá tu confianza aprendiendo nuevas habilidades, adquiriendo conocimientos, aprendé de ciencia, de arte, de matemática, de cultura, idiomas. Mejorá tu apariencia, hacé ejercicio o una liposucción si eso te haría feliz y satisfecha, trabajá en tu timidez o en tu tono de voz. Mejorar no significa que no te querés, sino todo lo contrario.

Tenés derecho a que te incomoden algunas actitudes y acciones, tus sentimientos sobre esto están bien, es completamente normal sin importar cuáles sean. Podés cuestionar el comportamiento de tu novio sin dejar entender que te sentís insatisfecha con vos misma (con gusto). Es innecesario intentar calmar la irritación que crece dentro de vos al sentirte irrespetada, de hecho, si desde que iniciaste tu relación exigiste respeto en las cosas pequeñas, será fácil que cuando le expresés aquello con lo que no estás de acuerdo, no se moleste, sino que incluso se sienta avergonzado y no lo haga más.

Hablar mal de otras mujeres no hace que ellas se vean peor, sino que permite a los otros saber de tu inseguridad. Convertite en una mujer que puede admirar la belleza e inteligencia de las otras mujeres, sin sentirse menos bella o inteligente. Podés hacer esto, y al mismo tiempo, mantener tus estándares de respeto.

Un hombre bueno que te valora y te ama, que es feliz a tu lado, se ríe, y te admira, querrá seguirte teniendo al lado, y para lograrlo te demostrará respeto sin que se lo tengás que estar pidiendo cada día, sobre todo si él sabe que tenés un excelente concepto de vos misma, y que si no te dan respeto, sin importar de quien se trate, te vas a levantar y te irás, sin dramas, llantos, ni remordimientos.

Si por ejemplo tu novio da “me gusta” a fotografías provocativas tal cual si estuviese en un “todo lo que podás comer” sin tener que detenerse en algún momento, debés saber que no es normal, y que tu molestia no te hace una mujer insegura o una celosa exagerada. Eso es irrespeto, y voy a darte motivos.

Cuando tu novio sigue a una chica en Instagram por ejemplo, está creando una relación, aunque esta sea unilateral. Algunos hombres no entienden la razón de que algunas mujeres se molesten por esto, dicen “solo porque esté en una relación no significa que esté muerto” pero sorpresa, para el caso, vos tampoco lo estás.

En general, las mujeres reciben atención. Los hombres la dan, ya sea que eso signifique pagar cosas, abrir puertas o proteger. Los hombres obtienen placer sexual al mirar a mujeres poco vestidas, y cuando dan “me gusta” a este tipo de publicaciones le dicen públicamente: “Me gusta esto, seguí haciéndolo.» ¿Por qué no se nos permite molestarnos por esto?, ¿Y si ella responde?, repito enfáticamente, es público, por el amor de Dios, ¿Por qué te gusta algo públicamente y arriesgas que tu novia lo vea y lo que ella puede sentir? El ego y la falta de empatía haciendo de las suyas.

Personalmente, uso Instagram para seguir a mis amigos y cuentas que me gustan o admiro. Mis redes sociales jamás serían un problema para mi novio, a decir verdad, por lo tanto, esperaría lo mismo el 100% del tiempo, y aclaro que publicar las fotografías está bien, no estás haciendo nada malo, es solo que todas sabemos que cuando a un chico con novia le gustan nuestras fotos de ese tipo, nos sentimos un poco mal por la novia.

Tener necesidades y deseos no te hace necesitada o loca. Las líneas deben estar pintadas con claridad, y si preferís no tener una relación con alguien que encuentre la necesidad de difuminar esas líneas es algo de aplaudir y tu derecho.

Recordá aquello que te hace especial. Convertite en una mujer orgullosa de sí misma, y pasá de sentirte afortunada de estar con él, a considerarlo afortunado de estar con alguien como vos.

La mejor forma de recibir respeto, es ser respetuosa también, pues el ejemplo arrastra. Si respetás a tu pareja, y te respetás vos misma, entonces solo te permitirás acompañarte de un hombre respetuoso. No veás las cosas pasar como si no te hicieran sentir nada, si algo te molesta, no lo permitás.

Esto puede ser poco a poco, aconsejo silencio antes de expresar las ideas en desorden y de mala manera y demostrar que te importa mucho. Ya calmada, sin llorar, sin enojarte, sin pelear (pelear nunca te dará la victoria) podrás comunicar lo que sentiste y el motivo por el que eso no te parece una acción considerada hacia vos. Sin que esto signifique un mal rato para ambos, podés encontrar la manera de hacerle entender que hay acciones que no van dentro de un vínculo basado en el respeto, una buena manera de hacerlo es al ver que otro está actuando igual que él, utilizarlo de ejemplo, algo así:

Tu novio está dando “me gusta” a fotografías comprometedoras, pero vos ves que el novio de otra amiga tuya también lo hace, entonces decís «el novio de Sofía pasa siguiendo y dando “me gusta” a las fotos provocativas de tantas chicas, ¿Podés creerlo?, ¡Qué falta de respeto a su novia!, pobrecita. Por dicha vos no me avergonzás ni me causás incomodidad así», y le das un beso tierno.

Si tu novio está viendo de manera repetida a una mujer que tienen al lado, decile: ¡Está muy bonita verdad!, sin sarcasmo, pero para que se note que él está siendo evidente. Y seguís hablando de otra cosa. Está bien admirar mujeres atractivas, incluso nosotras lo hacemos, pero si es constante, entonces está irrespetando tu presencia, y por consiguiente, no la merece. No estuviste dos horas arreglándote para que esté viendo a la chica de la mesa de al lado o incluso en su celular todo el tiempo.

En todos esos momentos incómodos, aconsejo no actuar molesta, sino mantener la calma y posteriormente tomar acción. Iniciar una pelea es poco inteligente y tiene un resultado distinto al que podrías estar esperando. Luego de pelear con tu novio, olvidará todo lo que te prometió en ese momento y definitivamente no va a cambiar, y vos estarás exaltada y con tristeza. Mejor no.  

Durante el proceso de mejorar el autoestima, y aunque ya lo consigamos, seguimos siendo seres humanos, estamos anuentes a sentir cosas que no necesariamente nos harán bien o felices, y es importante poder comunicar aquello con sinceridad.

Mi conclusión, es que no te comportés celosa, no te considerés una mujer celosa, mantené la cabeza fría y el concepto de vos misma claro, para que las virtudes de una mujer preciosa y buena no te hagan sentir inferior, para que tu seguridad aumente, para transmitir confianza y no miedo. Declararte celosa habla mal de la manera en que estás viéndote al espejo, y habla mal de tus relaciones con otros. Ordená lo que sentís y encontrá aquello que te causó tanto agobio, entonces pensá en tus fortalezas, que estoy segura de que son incontables. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *